Páginas vistas en total

martes, 14 de febrero de 2012

LA MÁQUINA VERDE (Instalación en la Escuela de Arte de Albacete), hasta el 26 de febrero




Desde un punto de vista estético, la naturaleza es uno de los temas más característicos de apreciación artística, sobre todo en el paisaje, que ha extendido su aplicación desde la pintura en el siglo XIX, a la instalación y el land-art en el siglo XX. A comienzos del siglo XXI, además de ser objeto estético, es un tema que es representado y estudiado en relación con el tiempo presente, en contraste y hasta posible contradicción con la cultura y la civilización, produciendo en el arte contemporáneo último, no solo una enorme riqueza estética y visual, sino una gran capacidad expresiva y conceptual.
Si en el Romanticismo el sujeto contemplaba sublimemente la naturaleza, en la actualidad el ser humano ha traspasado las fronteras de la mera contemplación para manipular el entorno natural de forma obsesiva. Muchos de los gestos de esta manipulación se podrían clasificar como actos de domesticación de la naturaleza, que la separa de sus ecosistemas habituales para mejor poder manipularla a nuestro antojo. Esta transformación y manipulación constante del territorio y del paisaje ha permitido que prácticamente no existan espacios inmaculados.

Dentro de este contexto se enmarca la instalación de José Eugenio Mañas y Mª José Fernández, La Máquina verde, cuyo objetivo principal es hablar del desafío constante que el hombre hace a las propias leyes de la naturaleza e invitar al espectador a interrogarse y reflexionar sobre lo que transcurre en ese plano.
Así, por medio de la inclusión y combinación de trabajos visuales de diverso tipo: máquinas de escribir, césped artificial, flores artificiales, fotografía, etc., se desea plantear de forma problemática esta cuestión, cuestionando la idea de mercantilización de lo natural, que sin duda, ha sido lo que ha trastocado el paradigma clásico de la naturaleza. La elección de la máquina de escribir para expresar esta idea viene determinada por una idea simbólica, relacionando el objeto en sí con el auge de la industrialización y mecanización de la vida, factores que, sin duda, han determinado que estemos viviendo un periodo en el que miramos a la naturaleza “con cierto menosprecio”, que además de proporcionarle un contenido semántico al proyecto, lo dota de un sentido lúdico y estético. La instalación podrá verse en la Escuela de Arte de Albacete, desde el 10 hasta el 25 de febrero, en horario de 9 a 14 horas.