Páginas vistas en total

jueves, 3 de abril de 2008

Proyecto GUESTHOUSE

Habitar un lugar es una cuestión bastante compleja. La especulación, cada vez más, conlleva a la movilidad, lo que supone una determinada apropiación temporal y una reestructuración del espacio en la que se incluyen nuevos usos, nuevas formas de habitar y nuevos contenidos semánticos. Este nuevo modo de habitar un lugar no está determinado por una conceptualización e idealización preexistente, es una cuestión más bien práctica, que surge a través de una necesidad y que en la mayoría de las ocasiones adquiere un carácter inmediato y efímero.
Walter Benjamín escribió, “morar significa dejar rastros”, y es en estos lugares “no habituales”, impregnados de un gran significado, casi siempre al margen de las grandes urbes, donde no sólo ha sucedido algo, sino que las vivencias que allí tuvieron lugar están estrechamente relacionadas con la huella y con un sinfín de universos en constante cambio.
En GUESTHOUSE trato de hacer una obra contextual inserta en el tiempo en el que vivimos, en la que por medio de una visión personal, no hablando de una manera explícita, sino más bien poética, intento mostrar imágenes sugerentes que relatan mundos bastante complejos, pertenecientes a espacios que han servido como alojamiento temporal. No me he centrado en el espacio como tal, me interesa más bien lo aparentemente accesorio, lo que vive en los márgenes del lugar, que a través de las funciones significante, imaginativa y narrativa conforman esa realidad, produciendo nuevas configuraciones simbólicas, encuentros imprevistos e inesperados, como si de una labor arqueológica se tratara.




2 comentarios:

suomi dijo...

-No me insultes, no eches más ignominia sobre mí -dijo Monsalud con emoción profunda, y antes que colérico, conmovido y sin aliento-. Soy un desgraciado, el más desgraciado de los hombres. Si no tienes lástima de mí, guárdame al menos la consideración que merece el infortunio... ¿Me aborreces? ¿Te estorbo? ¿Te soy odioso? ¿Te molesta que viva? ¿Te mortifica que respire el aire que Dios hizo para todos? Pues delátame, denúnciame... Marcha delante y te seguiré.

suomi dijo...

esperaba que todo lo que ha ocurrido nos ayudaría a >salir de nosotros mismos y emprender una vida nueva. Pero no puede ser; es >demasiado tarde. Hemos construido los muros a nuestro alrededor tan anchos >y espesos que al final fueron más fuertes que nosotros.Me voy por las >noches a nadar y meto la cabeza del agua pero no me deshago de la >tristeza.Aunque tuviésemos corazón para derrumbarlos, no tendríamos fuerza >para ello. Hemos querido algo inconcebible.>Hemos querido parar la corriente de la vida y guardarla. Creíamos que lo >habíamos conseguido, que ya teníamos apresada la corriente, pero no >observamos que entonces ya no había corriente, tan sólo era remolino. Tú >puedes tener una orilla junto a un río y fuerza en el río cuando pasa por >delante de ti, poseer la vida cuando pasa por ti. Pero el río, la >corriente, eso no puedes tenerlo; la vida no puedes poseerla; seguirá su >curso, hacía el mar. Si pretendes pararla, tenerla, entonces se muere en ti >y entonces mueres tú mismo, porque la vida no está en ti. Nadie se da >cuenta del día hasta que se pone el sol.Hoy te esperaba para dormir a mi >lado y otra vez huiste.